Es imprescindible que cualquier propietario busque las mejores opciones de puertas disponibles en el mercado con un gran grado de resistencia ante ataques externos para evitar robos, por lo que cada vez resulta más necesario mantener un gran nivel de seguridad en la puerta principal para evitar robos y okupas.

Por consiguiente, es recomendable tomar algunas medidas de seguridad que logren proteger nuestros hogares de sorpresas desagradables, al escoger la puerta principal de la vivienda, es necesario tener en cuenta una serie de conocimientos acerca de las diferentes opciones que existen en el mercado.

Puertas acorazadas y blindadas

Las puertas acorazadas y blindadas son puertas de hierro o acero que disponen de un alto grado de seguridad y resistencia para impedir cualquier ataque externo y evitar que sea forzada por los ladrones.

De igual forma, disponen de una estructura y una hoja con marco de acero, pero que no son suficientes para considerar que es una puerta de seguridad si el resto de elementos y conjuntos de la puerta no disponen de la resistencia suficiente ante los ataques de los ladrones.

Por su parte, las puertas blindadas tienen una estructura de hoja y marco de madera que está reforzado por una plancha de acero de 0,8 mm de espesor, en la actualidad una puerta blindada puede ser superada por alguna de las técnicas más sofisticadas por los ladrones ya que la cerradura estará unida a la madera.

La estructura de una puerta blindada consta de una plancha de acero y una hoja de madera en la parte interna, es común que en la parte interna haya unos refuerzos de acero con un grosor de 0.8mm.

La cerradura, la bisagra y los pestillos están en el interior de la estructura de madera, así como el cerco y la bandeja de madera, que estas puedan acabar cediendo al ser atacadas con destornilladores de nivel medio.

Grados de seguridad de las puertas acorazadas

La mayoría de cerrajeros indican que las puertas acorazadas son más seguras que las puertas blindadas, pero dentro de ellas hay ciertos grados de seguridad que nos indican la capacidad de resistencia según las normas de protección.

Las puertas de categoría 1 y 2 ofrecen una respuesta fiable ante los ataques con palancas y ganzúas, en la clase 3 están las puertas acorazadas que han sido probadas para repeler intentos de robo con herramientas profesionales.

En las categorías 4 y 5 están las puertas con un alto nivel de resistencia y una buena estructura interna, esta se incorpora a su vez que las cerraduras de alta seguridad son capaces de resistir ataques con herramientas como palancas, taladros, ganzúas, entre otras herramientas que utilizan los ladrones para robar cualquier propiedad.

Finalmente, la puerta principal de la propiedad debe ser resistente a los ataques por parte de delincuentes, además, debe tener instalado los diferentes mecanismos para resistir los diferentes métodos de robo por parte de los ladrones actuales, así como escudos de seguridad.

 

error: Content is protected !!